miércoles, 20 de julio de 2011

PUERTA ESTELAR SUMERIA











la informacion >  
La principal tesis de William Henry es que existió en tiempos sumerios un dispositivo tecnológico el cual el describe como una “Puerta Estelar”, que usaban los Anunnaki/Nefilim para viajar ida y vuelta desde su mundo-hogar y la Tierra, y también la forma en que ellos viajaban alrededor de a galaxia. (18)
Henry se centra en la siguiente escena descrita por la interpretación de Sitchin de una tablilla cuneiforme de un ritual de un texto de Uruk:
Se han encontrado representaciones que muestran a seres divinos flanqueando las entradas de un templo y sosteniendo bastones a los cuales se les había agregado objetos en forma de anillos. La naturaleza celestial de la escena es indicada por la inclusión de símbolos del Sol y la Luna… representando a Enlil y a Enki flanqueando un portal a través del cual Anu está haciendo una grandiosa entrada. (19)
Más que una simple escena del templo implicando al jefe Anunnaki de los sumerios, Anu y sus dos hijos, Enlil y Enki, Henry propone que la escena arriba representa un dispositivo de transporte utilizado por Anu y otros de la élite de los Anunnaki. De ser así, entonces tal dispositivo es más probable que está ubicado en la ciudad sumeria de Uruk, que fue la ciudad de fundación de la civilización sumeria y el hogar de Gilgamesh, el famoso rey de la Épica de Gilgamesh – Epic of Gilgamesh. (20)
Sitchin y otros autores, tales como David Childress, quienes discuten las diversas tecnologías usadas por las antiguas civilizaciones ET, pierden el significado de la Puerta Estelar, en sus propias traducciones de los textos de arriba e investigaciones sobre el transporte de los ET. Ambos operan en un paradigma convencional, en donde el transporte se produce a través de vehículos propulsados por cohetes. (21)
Sitchin se enfoca en una naves especiales propulsadas por cohetes en su descripción de los Anunnaki y sus diversos viajes de y hacia la Tierra. Por ejemplo, describiendo el transporte usado por los Anunnaki trasladándose entre las ubicaciones de sus bases en la Tierra y el Espacio, Sitchin escribió:
“Los textos revelan que trescientos de ellos – Los “Anunnaki del Cielo”, o Igigi – eran verdaderos astronautas que permanecían a bordo de la nave espacial sin aterrizar realmente en la Tierra. Orbitando la Tierra, estas naves espaciales lanzaban y recibían naves transbordadoras desde y hacia la Tierra.” (22)
Por lo tanto, puede concluirse que habían dos formas de transporte usadas por los Anunnaki.
Una era una forma de tecnología de cohete que nos es familiar, la cual era utilizada por los Anunnaki residentes en la Tierra, quienes Sitchin describe como el “rango y registro Anunnaki”, quienes administraban la Tierra y a la Humanidad según los dictados de sus compatriotas con base en el espacio. (23)
Otra tecnología de transporte era la Puerta Estelar, la cual supuestamente era usada solamente por la clase más alta de los Anunnaki, quienes dispensaban las tareas de cosechar los recursos de la Tierra a los Anunnaki residentes y a los que tenían sus bases en el espacio. (dioses arrendadores/ángeles rebeldes).
Interpretando la Épica de la Creación babilónica, uno obtiene una idea de la forma en que las tareas eran asignadas y de la jerarquía de los Anunnaki, en la forma en que el “dios supremo” Marduk dispensaba las tareas a su subordinado Anu, jefe de los Anunnaki:
Asignados a Anu, para seguir sus instrucciones, trescientos estaban estacionados en los cielos como una guardia; las formas de la Tierra a ser definidas de los Cielos; y en la Tierra, seiscientos hizo residir. Después de haber ordenado sus instrucciones a los Anunnaki en el Cielo y en la Tierra, el distribuyó sus tareas. (24)
Por lo tanto, los Anunnaki operaban puestos exteriores, tanto en la Tierra y en el Espacio, para mantener su control sobre el planeta. Dada la estricta jerarquía de autoridad descrita por Sitchin en su análisis detallado de los Anunnaki y sus interacciones entre ellos y la humanidad, es probable que la Puerta Estelar habría sido venerada y sujeta a admiración por los Anunnaki residentes, y la humanidad solamente podía observar sus operaciones, pero no les era permitido usarlas ellos.
Como tal, habría habido solamente un número limitado de Puertas Estelares alrededor del planeta, con la Puerta Estelar sumeria siendo ubicada en la más importante de las antiguas ciudades sumerias – lo más probable es que era la antigua capital de Uruk, hogar de los antiguos dioses, la cual está ubicada en el Sur de Irak.
Significativamente, después de una pausa de 12 años en las excavaciones, un equipo de investigadores alemanes, en 2002, reanudó las excavaciones en la enterrada ciudad de Uruk. Usando un magnetómetro, el cual es capaz de detectar la presencia de objetos hechos por el hombre debajo del suelo, y un poderoso sistema de computadoras en Alemania, los geofísicos alemanes fueron capaces de hacer un mapa de las extensas estructuras enterradas de la antigua capital, de 5.5 km2, que fue donde comenzó la civilización sumeria. (25)
Un importante acontecimiento en las descripciones de los Anunnaki, fue su salida definitiva del planeta durante una serie de acontecimientos cataclísmicos que culminaron en el período 1800-1700 AC. (26)
De hecho, los arqueólogos convencionales apoyan la visión de que hubo un acontecimiento cataclísmico regional que ocurrió en ese tiempo. (27) Si, de hecho, hubieron dos formas de transporte usadas por los Anunnaki, cuando la mayoría de los Anunnaki residentes/arrendadores partieron por medio de naves cohetes convencionales, la élite de los Anunnaki es probable que partieron por medio de la Puerta Estelar y la cerraron. Como era de esperar, dada la reverencia y temor en torno a la Puerta Estelar, no fue dejada sin protección en el período comprendido entre su salida y su reactivación con el profetizado retorno de los Anunnaki.
Un amplio número de fuentes describen la era presente en términos de un “retorno profetizado de los dioses/Anunnaki”.
La noción de un “retorno profetizado” en el contexto de la antigua presencia Anunnaki varía en significado, según tres diferentes perspectivas. La primera perspectiva está basada simplemente en la idea de que los dioses, o “Anunnaki” físicamente regresarían a reanudar un prominente papel para influir en los asuntos humanos y la supervisión del uso de recursos del planeta. (28)
En tal escenario, la primera oleada de Anunnaki arribaría para crear las condiciones favorables para el anticipado retorno de la élite Anunnaki. Esto involucraría a los arrendadores Anunnaki regresando primero y activando la Puerta Estelar sumeria que sería requerida para el retorno de sus líderes. Supuestamente, esto sería anunciado como un acontecimiento sagrado que debería ser celebrado por toda la humanidad.
Los autores, Clive Prince y Lyn Picknett argumentan que ha habido una cadena identificable de acontecimientos globales implicando actores claves religiosos y políticos, preparando a la humanidad justamente para tal retorno. (29)
La segunda perspectiva sobre el “retorno de los dioses/Anunnaki” es el retorno de su mundo hogar, el planeta Nibiru. De hecho, ha habido mucho interés generado por una gama de libros y sitios Web en línea dedicados al tópico del retorno de Nibiru, el mundo hogar de los Anunnaki.
Muchos autores citan una variedad de evidencia astronómica apoyando la idea de un décima planeta que hace mucha ha sido especulado de influenciar las órbitas de Urano y Neptuno, desde que se descubrió que Plutón (descubierto en 1930) no podía ser responsable de éstas perturbaciones. A finales de los años “70, dos astrónomos del Observatorio Naval Estadounidense, Tom van Flandern y Richard Harrington, comenzaron a publicar una serie de papeles apoyando la existencia de un décimo planeta. (30) . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario