lunes, 3 de diciembre de 2012

El caso de Aeromar perseguido y secuestrado por reptilianos en Brasil Abira - San





El investigador brasileño Antonio Hunneus hizo pública la siguiente historia, ocurrida en la ciudad de Victoria, capital de Espíritu Santo, a fines de 1979 o principios de 1980, pero contada por Osni Schwartz hasta 1986.

Un modesto vendedor de refrescos de playa ( ¿puede haber alguien más modesto, con un oficio más gentil, sencillo y a la vez placentero, que un vendedor de refrescos en la playa?) llamado Aeromar fue abordado por tres hombres vestidos de traje y corbata, lo cual resulta sumamente inusual en las costas brasileñas. Creyó que se trataba de policías para implicarlo en algún delito, así que mejor desapareció unos dias, pero al regresar ellos de nuevo lo comenzaron a perseguir.

Se retiró a Rio de Janeiro, pero la persecución siguió. Desesperado por el acoso de estas personas desconocidas, terminó levantando en la municipalidad, acompañado por su jefe, un acta donde fueron conocidos estos hechos, pero la policía no le creyó.

Terminó en la megalópolis de Sao Paulo, pero no sólo hasta allí lo siguieron, sino incluso lo subieron a un coche y lo llevaron a un paraje donde él relató que se encontraron con una nave con un anillo de luz, que flotaba sobre el terreno. Solamente caminaron debajo de la nave, de la que salió un rayo y de pronto ya estaban en su interior.

Sin embargo allí adentro no le permitieron ninguna libertad, sino que lo aseguraron a una silla, desde donde presenció cómo los tres hombres se transformaron en humanoides reptilianos, cuya piel tenía escamas.

Allí mismo le transmitieron información relacionada con nuestro planeta, misma que no es detallada. Y después apareció en las calles de Sao Paulo casi de madrugada, sin comprender cómo fue a dar allí.

En pánico regresó a donde vivía, donde contó esta historia a su compañero de cuarto, cuando una fuerza lo lanzó contra una de las paredes, puesto que aquellos seres le habían advertido que no tenía permiso para contar esto a nadie, so pena de sufrir un castigo. En la experiencia de Andrija Puharich con los seres de Hoova, hay toda una crónica sobre apariciones y desapariciones de objetos, y el transporte de los mismos centenares de kilómetros, o haberlos incluso estrellado una fuerza invisible contra la pared : este fenómeno es conocido como poltergueist ; antes era relacionado únicamente con invocaciones o presencias espiritistas, y en la actualidad indudablemente es parte de la parafernalia extraterrestre.

Por intermediación del afamado periódico O ' Globo, un hipnoterapeuta profesional, el doctor Berezowsky, trató de ayudar a Aeromar con su caso pero fue demasiado tarde, porque unos dias después desapareció y jamás fue visto de nuevo.

En esta historia debemos tener en consideración, la afirmación de los Zetas, en el sentido de que tanto el continente africano, como el sudamericano, son blanco de civilizaciones regresivas, de allí todas esas historias de terror que consetudinariamente aparecen en la experiencia extraterrestre brasileña desde hace décadas : inmovilización o muerte por rayos, secuestro de niños, desaparición de personas, etc. Mientras que la experiencia africana es mucho peor : desde la destrucción de viviendas, hasta la incineración de los habitantes de una comunidad entera.

Sin embargo para juzgar bien la orientación de las criaturas de este caso, nos hacen falta elementos que ya no podremos recuperar.

Aeromar habló de información sobre la humanidad, lo cual al menos en apariencia parece un mensaje, y por tanto seres progresivos. Pero los seres progresivos no utilizan esas tácticas draconianas de andarlo siguiendo con personajes siniestros ciudad tras ciudad y aterrorizándolo.

Por tanto aparentemente esa supuesta información para la humanidad pudo haber sido una advertencia, por ejemplo, de tipo intimidatorio, de las cuales por cierto prácticamente no tenemos a la mano ni un solo caso, pero repito que bordamos en un vacío de información que no vamos a poder llenar.

Reptilianos con apariencia humana inmersos en sociedades humanas

Hay testigos que claman haber desarrollado en el suroeste de EEUU unos lentes supuestamente para ver el aura, y sobre sus resultados, han encontrado personas que poseen un aura azul oscuro. Identificando a un "trabajador" en dicho desierto, precisamente con pupilas verticales.

Las fuentes contemporáneas afirman categóricamente que los extraterrestres reptilianos están asumiendo la forma humana. Se dice que en bases subterráneas están sacando las entidades humanas de los cuerpos humanos, sustituyéndolas por extraterrestres, conservando supuestamente la apariencia humana. 

En un primer testimonio, distinguieron que el cuerpo de un mecánico realmente estaba ocupado por uno de estos seres, cubierto de escamas ; en otro caso, afirman haber visto salir en una ciudad de EEUU de un edificio gubernamental, escoltado por personal oficial, a un albino de pupilas verticales y facciones reptilianas.


Una mutilación de ganado



En 1983 una pareja reportó haber visto en Missouri a dos seres de corta estatura, grandes cabezas de piel blanca y entallados trajes plateados, que trabajaban en una vaca cerca de un sitio de pastura. Y cerca de ellos un ser que los testigos describieron textualmente como "hombre lagartija" presenciando la escena, con ojos de pupilas verticales "como las de los cocodrilos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario